DIY: Chalkboard

Espero no ser la única a la que le pasa… jeje, pero tengo la sensación de que a veces nos complicamos demasiado la vida en lo que respecta a la decoración no solo de los eventos, sino también de nuestras casas.

Hoy quiero compartir el blog las imágenes de una idea que me ha parecido sencillísima, muy socorrida y con múltiples aplicaciones y variaciones posibles.

En este caso se ha hecho para utilizarlo en la decoración de una boda como parte de los meseros que componen el seating plan. Sin embargo, como decía, y tal y como voy escribiendo el post… ¡se me ocurren nuevas ideas!

Os dejo las especificaciones, a ver qué os parece:

metallic-chalkboard-paint-diy

Para poder llevar a cabo este DIY, necesitaremos:

* Una caja de madera

* Pintura blanca

* Pintura acrílica (en este caso dorada)

* Yeso

* Pincel de tamaño medio

* Una plantilla de la forma que queramos utilizar en la decoración

* Tiza

Una vez tengamos todo esto, veréis que es súper sencillo.

En primer lugar, dibujaremos (con la ayuda de la plantilla) sobre la caja de madera el trazo que hayamos escogido como elemento decorativo, en este caso, un cuadrado con los bordes redondeados.

Después, mezclaremos en un cuenco dos partes de yeso, con una parte de pintura, con lo que crearemos nuestro “efecto pizarra”.

diy

A continuación, utilizaremos el pincel medio para rellenar la plantilla que hemos escogido, con la mezcla de pintura de pizarra.

Finalmente, y tras dejar secar un rato la pintura, ya tenemos lista nuestra pequeña pizarra en la caja. Sobre ella, podremos escribir a continuación los números que identificarán cada mesa.

diy2

¿Qué os ha parecido? Fácil, ¿verdad?

diy-gold-chalkpaint-05

En este caso, lo han utilizado a modo de macetero para poner esta planta. Supongo que no hace falta que os diga que respecto al tema floral, la variedad es amplísima, por lo que en función de la decoración del evento, podemos cambiar la planta por flores, por algún cactus o cualquier otra cosa que sobresalga un poco y destaque… Así como adaptar el color utilizado para la pintura de pizarra, por cualquier otro que nos guste más.

De igual modo que, en lugar de una caja tan pulida y perfeccionada como esta, podemos utilizar cualquier otro tipo de madera más rústica que nos encarguemos nosotros mismos de trabajar y lijar…

¡Yo creo que lo voy a probar pronto!

(vía)